El rol de los cuidados intensivos en la donación de órganos

María Magdalena Vera A.,

The role of intensive care medicine in organ donation


En este mes, que se conmemora el día del Donante de órganos (27 de septiembre), es importante recalcar el papel que los equipos de Cuidados Intensivos desempeñan en el proceso de donación de órganos y tejidos para trasplante. Tenemos un rol esencial en la identificación del potencial donante, en su mantenimiento, en el cuidado y acompañamiento de sus familiares y, tras el trasplante, en los cuidados postoperatorios.

A lo largo de los últimos años, hemos experimentado grandes progresos en los cuidados intensivos, las técnicas quirúrgicas y los fármacos inmunosupresores que han convertido el trasplante de órganos en una estrategia consolidada, transformándose en la única terapia para los pacientes en estados de insuficiencia terminal1.

De este modo, la mayoría de los países han aumentado el número de donantes de órganos. No obstante, el mayor número de enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población han aumentado la necesidad del trasplante de órganos como única opción terapéutica para miles de pacientes2. En nuestro país, este año 2023 se han llevado a cabo 400 trasplantes, con una tasa de 7 donantes por millón de personas (p.m.p.). Sin embargo, la cobertura es inferior al 19%, con 2.104 pacientes en lista de espera3. Esto demuestra que existe una brecha entre la oferta y la demanda, la que solo podría incrementarse porque la lista de espera sigue aumentando, mientras que la tasa de donantes se mantiene sin variación.

Los equipos de UCI (y también de Urgencia) somos fundamentales para abordar esta brecha en diversos aspectos. El primero es la identificación de posibles donantes dentro y fuera de la unidad de cuidados intensivos. El segundo se centra en la mantención, lo que permite que aquellos pacientes que evolucionan hacia la muerte encefálica, preserven la función de sus órganos. Finalmente, un desafío particular de los equipos de UCI es la determinación de la muerte encefálica mediante el test de apnea. No obstante, el test convencional no está exento de riesgos y complicaciones para algunos pacientes, además no es posible efectuarlo en todos los pacientes. Por este motivo, agradecemos a Ronald Pairumani y equipo, por la interesante descripción del test de apnea, que nos recuerda la tremenda responsabilidad que tenemos para aumentar los donantes efectivos y dar mayores posibilidades de una mejor vida a nuestros pacientes crónicos.

Uno de los avances tecnológicos más destacados en estas últimas décadas es el desarrollo de la ecotomografía, una herramienta diagnóstica no invasiva con múltiples aplicaciones en el área del paciente crítico. Patrick Sepu?lveda y equipo nos ilustra en un hermoso caso la utilidad de la ecotomografía en la evaluación de un trastorno post-quirúrgico de la deglución. A saber, con la aparición de nuevos equipos, de mejor calidad y menores costos, la ecotomografía ya es parte del armamentario básico de quienes trabajamos en Medicina Intensiva.

Pero después de tantos avances, esta década fue marcada por la pandemia del virus SARS-CoV-2, y en nuestras UPC fuimos testigos en primera línea. Recién en mayo de 2023 la Organización Mundial de la Salud dio por terminada la pandemia de COVID-19, pero aún seguimos analizando las experiencias clínicas de ese brutal período. El equipo de Franco Díaz y Pablo Cruces describe su experiencia en 6 pacientes con COVID-19 y fenotipo hiperinflamatorio, refractarios a metilprednisona y que fueron tratados con plasmaféresis. Si bien no existe una evidencia dura a favor o en contra del uso de plasmaféresis en estos pacientes, la discusión está bien planteada y sirve para revisar la compleja fisiopatología de esta enfermedad.

Finalmente, Max Rovegno nos abstrae del arduo trabajo diario con unas bellas imágenes del firmamento. Estas manifestaciones artísticas, culturales, sea literatura, poesía, música, pintura o fotografía, por nombrar solo algunas, así como las actividades deportivas son fundamentales para mantener el autocuidado personal en nuestra compleja y demandante actividad laboral.

Por último, me gustaría destacar que la donación de órganos y los cuidados intensivos forman parte de la medicina moderna que salva vidas todos los días. A medida que avanzamos en la atención médica y la tecnología, debemos continuar colaborando para superar los retos que plantea la donación de órganos y asegurar que aquellos que necesitan un trasplante tengan una oportunidad adecuada de recibir una segunda oportunidad en la vida. La donación de órganos es un acto de generosidad que puede cambiar el destino de una persona para siempre. Está en nuestras manos asegurarnos de que esta oportunidad se brinde a aquellos que la necesitan.

Dra. María Magdalena Vera A.

Académica Departamento Medicina Intensiva

Pontificia Universidad Católica de Chile

REFERENCIAS


1. Matesanz R, Domínguez-Gil B, Coll E, Mahíllo B, Marazuela R. How Spain Reached 40 Deceased Organ Donors per Million Population. American Journal of Transplantation. 2017; 17(6): 1447-1454. doi:10.1111/AJT.14104

2. Comité regional de la OMS para las Américas. Estrategia y Plan de Acción Sobre Donación y Acceso Equitativo al Trasplante de Órganos, Tejidos y Células 2019-2030.

3. Coordinadora nacional de trasplante y procuramiento de órganos y tejidos. https://yodonovida.minsal.cl/statistics/public/show/6.


¿CÓMO CITAR?


Vera A. M., (2024). El rol de los cuidados intensivos en la donación de órganos. Revista Chilena de Medicina Intensiva, 38(1). Recuperado de https://www.medicina-intensiva.cl/revista/articulo.php?id=216
Vera A. M., 2024. « El rol de los cuidados intensivos en la donación de órganos» . Revista Chilena de Medicina Intensiva, 38(1). https://www.medicina-intensiva.cl/revista/articulo.php?id=216
Vera A. M., (2024). « El rol de los cuidados intensivos en la donación de órganos ». Revista Chilena de Medicina Intensiva, 38(1). Disponible en: https://www.medicina-intensiva.cl/revista/articulo.php?id= 216 (Accedido: 22febrero2024 )